Gestores de Conocimiento

Nuestro trabajo como gestores deportivos es administrar. Nos enseñan que debemos gestionar personas y dinero, pero en mi opinión, en las organizaciones deportivas sin fines de lucro, lo más importante que gestionamos es el conocimiento.

En el posteo de hoy les contaré por qué llego a esta conclusión.

Las organizaciones existen para crear, aplicar y transferir conocimientos internamente y entre ellas, pues los conocimientos se consideran decisivos para mantener una ventaja competitiva constante (Parent, M.M. y Smith-Swan 2013).


La gestión del conocimiento es un asunto fundamental.


Como me enseñaron en la Universidad una y otra vez, gestionar es el arte de administrar los recursos escasos. Para eso, decidimos cómo generamos dinero, dónde lo destinamos, con quienes vamos a trabajar y qué tareas van a cumplir esas personas. Generalmente pasa desapercibido, que también decidimos qué hacer o no hacer con el conocimiento que se genera en nuestra organización.


Si les hablo de conocimiento, inmediatamente se les viene a la cabeza Aristóteles, Einstein o Elon Musk. Probablemente hasta piensen en algún erudito que hayan visto en la televisión hablando difícil o en algún experto del deporte contándoles cómo vamos a superar esta "coronacrisis" en uno de los mil webinars que consumimos semanalmente.


Sin embargo, la generación del conocimiento es mucho más simple de lo que se imaginan y es una acción con la que convivimos a diario en las organizaciones. El know how adquirido al realizar una tarea, las soluciones que alguna vez adoptamos para afrontar un problema, la forma de relacionarnos con nuestros compañeros de trabajo, la experiencia que nos dan nuestros aciertos y nuestros fracasos son conocimiento que adquirimos a lo largo del tiempo.


Aprendemos como respiramos, inconscientemente y sin esfuerzo incorporamos conocimiento que nos va a servir para nuestro desarrollo personal y profesional. Lo hacemos de forma individual, pero también como grupo, adquiriendo capacidades colectivas.


El problema no es aprender, el problema es qué hacemos con lo que aprendimos.

El desafío de las organizaciones deportivas es lograr valor a través de su capital intelectual y, para eso, es necesario establecer un sistema de gestión de conocimientos en el que se formalicen los canales de comunicación, se documenten cada una de las decisiones y se fomente el intercambio de buenas prácticas y errores.




176 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo