La Calidad No Se Negocia

Hasta ahora no habíamos hablado de calidad, así que hoy vamos a meternos en este apasionante tema. No desde una mirada técnica, porque para mi, hablar de calidad es más que hablar de Total Quality Management o Six Sigma.


Hoy quiero expresar por qué para mi, hablar de calidad es hablar de una filosofía de trabajo y de vida.



Breve Introducción


A lo largo de los años, el término calidad sufrió distintas modificaciones. Con la Revolución Industrial, surgió la figura del inspector, como primer gesto de control, quien se ocupaba de que los productos finales "defectuosos" no llegaran a las manos de los consumidores. Con todas las limitaciones de la época, fue un buen acercamiento que luego dio lugar a los controles estadísticos entre el 1930 y el 1950.


Finalizadas las "grandes guerras", se profundizó en el concepto de calidad y su utilización en las organizaciones implementando los primeros sistemas donde el énfasis ya no estaba en el producto final, sino en la calidad (now we are talking!)


La calidad como un proceso estratégico surge en los 90´, cuando comienza a verse como una ventaja competitiva, lo que genera una mayor implicación de todas las personas en la organización.


Hoy en día, estamos en la etapa de la calidad total, donde no importa si ofrecemos un producto o un servicio, sino que todo lo que hacemos, todos los procesos que intervienen, tienen que tener calidad.


Lo más importante, lo más lindo de todo, es que el poder pasó a estar en manos del cliente, hoy el objetivo principal es la satisfacción del consumidor.


Filosofía de Trabajo

William Deming, el padre de la Calidad Total, postula 14 principios. No vamos a repasar todos, pero sí voy a mencionar los que para mi, explican la filosofía de trabajo. ¿Cómo hay que hacer las cosas?


No hacer negocios en función del precio, la calidad es mucho más importante. Si con esta frase todavía no compraste, te aconsejo que abandones el posteo, no te convencí. Si seguís leyendo, estás del lado Deming de la vida.


Instituir los métodos más actuales de capacitación en el trabajo. Podemos exigir, sólo en base a las herramientas que le damos a nuestro equipo. La capacitación tiene tres patas, las ganas de la gente de mejorar, las posibilidades que les damos de que se capaciten y nuestro mensaje como organización de su importancia. La mejor forma de darlo, es con el ejemplo.


Eliminar el miedo a actuar. Les suena, ¿no? Ya se, me lo leyeron 25 veces, perdón pero va la 26. ¡El miedo paraliza, no sirve para nada! Liderar con miedo, es tener una bomba de tiempo en tus manos y, en lugar de tratar de desactivarla, tapar el temporizador.



Entonces:

  • Generá un clima en el que la gente pueda actuar sin miedo a equivocarse, probablemente no se equivoquen.

  • Buscá la calidad primero, esta no se negocia

  • Capacitá, capacitate, capacitémosnos, siempre.


La Mejora Continua Como Filosofía de Vida

Es un proceso que se basa en el Ciclo de Deming y consta de 4 etapas: planificar, hacer, verificar y actuar. Para no ponernos técnicos, lo importante acá es que nunca se detiene, como el mundo que sigue girando y no te espera si no estás listo, como el equipo rival que entrena el día que vos no lo hacés o como tu competencia, que lanza un nuevo producto sin avisarte.


El mundo como lo conocemos cambia constantemente y las habilidades que ayer aprendimos, mañana no nos sirven más. Por eso tenemos que actualizarnos, ser flexibles, adaptarnos y seguir.


Nada mejor para cerrar este posteo que mi frase de cabecera, la que tengo en la mesita de luz, la que leo cada vez que estoy cansado para darme fuerzas para seguir.


"Standing still means going backwards" Rudolf von Bennigsen-Foerder



57 vistas0 comentarios

©2020 por The Sports Coffice.