La Ley de la Manzana Podrida

En todos los equipos tenemos esa persona que no se compromete, que no logramos que trabaje con la calidad que buscamos, que nos tira para abajo al resto con su actitud y excusas.


En la gestión deportiva esto se potencia aún más, cuando los equipos se arman para un determinado proyecto. En estos casos no habrá demasiado tiempo para tomar medidas correctivas.


Este posteo se centrará en dos de las 17 Leyes Incuestionables del Trabajo en Equipo de Maxwell que nos ayudarán a lidiar mejor con estos colaboradores.


“La Ley de la Manzana Podrida”

Las malas actitudes de un integrante del equipo pueden arruinar a todo el conjunto.


Todos buscamos formar equipos de alto rendimiento y partiremos de la base de que cuando buscamos a alguien constatamos que tenga el talento técnico para pertenecer. Pero, lo más importante será la actitud.


La única variable que afecta al potencial del equipo es la actitud.

  • Gran Talento + Pésimas Actitudes = Equipo Malo

  • Gran Talento + Malas Actitudes = Equipo Regular

  • Gran Talento + Actitudes Regulares = Buen Equipo

  • Gran Talento + Buenas Actitudes = Gran Equipo

“La Ley de Nicho”

Habiendo definido que lo único que contagia más que la buena actitud es la mala actitud, debemos determinar las causas de estas. ¿Las personas son siempre así?

¿Es innato?


Lo que Maxwell nos dice con la Ley de Nicho es que “cada jugador tiene un lugar donde dar lo mejor de sí”. Es como la discusión eterna de si Messi juega mejor por la banda derecha, tirado al centro del terreno o en los últimos 30 metros para definir. En las organizaciones pasa lo mismo, no rendimos igual en todas las posiciones y eso nos afecta cambiando nuestro estado de ánimo y forma de actuar.

  • La persona equivocada en el lugar equivocado = Regresión

  • La persona equivocada en el lugar correcto = Frustración

  • La persona correcta en el lugar equivocado = Confusión

  • La persona correcta en el lugar correcto = Progreso

  • Las personas correctas en lugares correctos = Multiplicación


Con estas dos leyes podemos entender un poco más la importancia de tener un equipo alineado, cómo una persona que no está conforme con la organización y sus objetivos puede afectarnos el desempeño global.


¿Qué estamos haciendo con las “manzanas podridas” de su equipo?

¿En tu equipo, las personas correctas están en los lugares correctos?



383 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo